Café con compromiso

A mis mujeres

Eres tan perfecta que cuenta la biblia que fuiste creada para complemento del hombre, la elegida, para traer al mundo al hijo de Dios, por el simple hecho de no transmitir pecado original. Eres musa inspiradora, el comienzo de toda historia de amor, aquella que ha hecho perder la cabeza desde reyes y príncipes hasta simples mortales, que desean tener mas de una.

Yo te admiro mujer por tu lucha y tus conquistas, y por todo lo que eres y me has llevado a ser. Seguimos trabajando para superar los dominios de muchas culturas, y aún falta, pero llegaremos a independizarte plenamente en la faz de la tierra, a librarte del yugo mental al que en muchos países aun sigues atada.

Feliz día a todas aquellas que desde que nacemos tenemos un propósito de vida, superar los obstáculos, saber el valor de las cosas, luchar con el mito del machismo. Saber manejar las costumbres sociales y aquellas horrendas frases que dicen “las niñas no se sientan con las piernas abiertas”, “eso no es comportamiento de una dama” o “una mujer no debe hacer eso”. ¡Tabú!. Hoy día somos mujeres emprendedoras, capaz de sonreír, de trabajar, de saber que no es indispensable alguien al lado para estar bien, aunque esto no quiere decir que con ese alguien no sea más fácil la vida.

Feliz día a todas aquellas que somos capaces de gastar una fortuna por una bolsa, o un par de zapatos, decir que nunca tenemos que ponernos, disfrutar una tarde de peluquería y hasta de levantarnos en las madrugadas para ver las carreras de Fórmula 1. Pero antes de todo eso, sabemos de nada falta en nuestro hogar. Y por un sin fin de razones: feliz día a todas las mujeres de mi vida.