Serena

Para Ustedes… ¡Gracias!

Culminando un año más en mi camino de esta aventura que se llama vida, hago un balance minucioso y el saldo arroja un año exitoso, con muchas ganancias y una pérdida, a decir verdad, sólo recuerdo haber perdido a mi abuelo. De resto, hay mucho por agradecer.

Agradezco a Dios por abrirme 20 puertas cuando me cierran una ventana, sé que todas esas puertas me conducirán al éxito sea cual sea la que tome, ¡por eso nunca pierdo la fe!

Agradezco además por el hijo que tengo. No pude haber sido mas bendecida ante ese maravilloso regalo: sé que lo que no conseguí durante el día en mi paso, lo encuentro en sus sonrisas y sus abrazos al llegar a casa.

Conozco en mi día a día muchas personas, pero las mejores ya están conmigo: Rafael, Vanessa, Silvia, Juan Pablo Donoso, Juan Pablo Alcázar, Harryx, Juan Jose, Daniel, Tavo, Oduber… Mucho que agradecer a ustedes.

Rafa, mil gracias por el apoyo incondicional con el café. ¡Realmente esto no sería sin usted!. Gracias por la constancia, por darme el entusiasmo y por la amistad incondicional que me regalas, sólo espero retribuirla de igual modo.

Vanessa: Si agradezco cada cosa que tengo que agradecerte, no alcanzarían las letras, ni los idiomas. Por eso lo resumo así: “Eres la hermana que siempre pedí toda mi vida, y llegó en el momento justo, con la edad justa, la sabiduría justa y el carácter perfecto. Como no quererte mujer.”

Juan Pablo Donoso: ¡otro incondicional! Amigo, hermano y cómplice. ¡Mechudo contigo a la hora que sea!

Silvia: Mi niña querida, tan madura para su edad, tan dulce, tan divertida, dedicada. Siempre tan querida. Sabes cuanto me preocupo y te quiero.

Juan Rivera: contigo cada día la amistad adquiere su brillo.

Harryx (Enrique): Gracias por aguantar mis ausencias mientras escribo, por el apoyo y las correcciones. Gracias por soportarme cada día

Oduber, Daniel, Reinaldo, ¡Gracias por soportarme y por estar cada vez que me pierdo en esto que estoy aprendiendo. Gracias por aguantarme tanto y seguido en cada grito de ayuda.

Otro logro por el que agradecer es este café, si, y como diría @Speeder76 es un nombre gracioso, pero es mi manera de identificarme mas sou assim!  Além disso, Obrigada! Gracias por darme a conocer al mundo, me diste un regalo maravilloso, inaugurando el café de la manera que lo hiciste, presentándome a tus lectores.

A @AdriMancebo quien me brindó una oportunidad de publicar un artículo que fue pedido en Brasil, y lo publicó en su blog, y además por sus correcciones. ¡Gracias Adri!

A los lectores de este blog, pero no puedo dejar de mencionar a los que siempre se toman su tiempo: @RacerMaranello, @Nuska123, @Nereaf1, @Primodeanonimo, @leogomes83, @tuca_f1, @el5cavallino, @Mikesol, @deividconceicao, @PetitaPiulada, @juanjo_fdez, @daniel_anaya84, @voltarapida, @RafaQP, @stefifm, @HJAA555, @hirschcar_, @SiniF1, @lucho_villamil, @luisperedo entre otros que no entienden de F1 pero nos entendemos con una sonrisa de por medio @jcvc1801.

A todos mis seguidores en un espacio llamado Twitter, en su mayoría, todos amantes de la F1, esa que es mi pasión, que me está uniendo con todo el mundo y que me ha regalado buenos y grandes amigos.

Como ven, un año con un superávit, y deseo a todos, que su año culmine del mismo modo, y si no es así, sonrían en medio de la tormenta, ¡probablemente se asuste al ver que son más fuertes que ella! Y con certeza vendrán años mejores, porque la aventura comienza con el amanecer y sólo se apaga cuando decimos adiós. Por lo tanto ¡a no desistir y a seguir!

A todos GRACIAS, este café es por y para ustedes.

Tengan una linda y feliz navidad y que 2012 sea 3 veces mejor.
Serena

Adiós Nonino

Hoy no he comenzado el día con buen pie, después del insulto del despertador anunciando que eran las 6:20 am, hacer mi respectiva higiene matutina, buscar la ropa de mi hijo y disponerme a preparar un rico café, encendí el teléfono móvil y me llego el mensaje que esperaba con tanto miedo. Mi madre me decía: “Se nos fue Papá”.

Las lágrimas invadieron mis ojos y luego mi rostro de forma incontrolable, mientras buscaba las palabras sutiles de decirle a mi hijo (quien aun no supera la partida de su abuelo paterno) y al decirle, del mismo modo que me lo dijeron a mi, Se fue el abuelo César, me acarició el cabello desde la cama, y me dijo “Mamá, no llores, el biscabuelo, tendrá una vida mas linda en otro lugar que no es esta tierra tan triste que ahora tenemos”, y lloré más porque de niña mi abuelo, o Papá como yo le decía, me dijo esa misma frase cuando perdí a una pequeña amiga; y así sucesivamente todos los recuerdos de las cosas que viví junto a él venían a mi mente e incluso recordé con ironía cuántas personas mataron a su abuelo para librarse de algún examen al que no llegaron a tiempo en la universidad y veían como anécdota graciosa el hecho de que el profesor les diera las condolencias, nunca le encontré la gracia, para quienes me conocen saben lo mucho que significan mis familiares, y quienes tenemos la fortuna de disfrutar de los abuelos, saben cuánto se les ama.

Hoy no tengo mucho que decir, solo admitir que se fue el abuelo, y me faltan fuerzas para decir “Adiós Nonino”  como recita el tango del maestro Piazzola. Mi abuelo me dio mucho, tanto que me sentía superior a mis primos. Soy feliz, y en medio de lágrimas, se me escapa una sonrisa de saber que fui la niña de sus ojos, nadie jamás me quitará ese lugar.

Buen viaje papá, y disfruta mucho de la vida linda en ese lugar que es mejor que esta triste tierra…

SerenaRF1