Uncategorized

Muertos, Pero Jamas Olvidados

Hoy me tomo el atrevimiento de crear una historia, para honrar la memoria de 4 personas, cuyas vidas, fueron vilmente arrebatadas por la maldad humana. Quizás mayoría de los venezolanos poco recuerden el caso, pero para muchos, Miguel Rivas y los Hermanos Faddoul, habrán muerto, pero no olvidados.

Quiero acalarar que los primeros párrafos han sido escrito por mí, para darle vida al texto. No soy cercana a la familia, no tuve, ni tengo más relación o información más de la que leí en diarios y noticieros informativos, durante los meses de febrero, marzo y abril de 2006 sobre aquella tragedia familiar. Confieso, como madre y ser humano, lo sucedido tocó mi corazon y cada año, trato de rendirle honor a aquellas 4 almas.

Felices un día más de estar de vuelta en su ciudad, aquellos jóvenes iniciaban su día, muy temprano, como de costumbre en la capital caraqueña.
El desayuno en la mesa, correr la silla, para poner a Kevin en su puesto, y como siempre mamá esperándome con la sonrisa pues.

En la casa de Miguel, su mujer ya había planchado su camisa, hecho el café y puesto el desayuno 1 hora antes. Miguel se encontraba de camino a su trabajo, mientras en la otra casa, ya estaban preparados todos a su espera.

El timbre sonaba, era Miguel para indicar que el carro estaba ya en posición de salida para llevar a los chicos. Jhon padre y Jhon hijo hablaban de la fiesta de 18 años que el joven chico quería organizaar para celebrar con sus amigos. Jason empujaba la silla de rueda de Kevin hasta la salida, donde Miguel los esperaba. Era un jueves por la mañana, el fin de semana casi se iniciaba, los carnavales estaban a la vuelta de la esquina, aquel tan esperado viaje a la playa les hacía ilusión a todos.


Son las 7 de la mañana y hay que partir, sino el tráfico de la ciudad no perdona. Hay que llegar a tiempo, ser responsable es un valor importante en la familia. Gladys y Jhon, ayudan a Miguel a subir a Kevin al vehículo. Gladys, le da un beso en la frente como acostumbra todos los días. Jason hace una travesura que le arranca una carcajada a todos en el garaje, también recibe su beso por parte de mamá y una palmada de cariño de parte de su papá. Jhon se que ya al frente, como líder de los hermanos. La costumbre de pedir la bendición no faltó y como cada día, la oración de Gladys al ver el coche partir, tampoco. Su miedo y su angustia seguían allí alojado en su corazón. Pero su fe era mayor.

Jhon padre, marchó a la oficina, Gladys a sus deberes. Los niños estaban en buenas manos, Miguel había estado bastante tiempo con la familia. Era un buen tipo, también con una bonita familia.

La luz del hermoso cielo capitalino y el hermoso verdor del Ávila aparecían frente a los ojos de los chicos, quienes hoy podían verla un poco más detenidamente, porque había algo de tráfico. Una alcabala móvil. Al tocar el turno de los chicos, le piden al chofer que detenga el vehículo al lado para una inspección. Algo parece no ir bien, pero Miguel no entiende y está seguro que no hay nada a temer, pot lo que no baja del auto, y està observando los rostros de los policías. 1 minuto más tarde, las 4 puertas son abiertas y 4 personas más suben al vehículo. Los ojos de los 4 pasajeros son vendados, y las manos atadas. Ahora su mundo se hace negro. Se preguntan que pasa. Jhon volvía a vivir esta pesadilla, sabía bien lo que está pasando. OTRO SECUESTRO. Pide a sus hermanos que tengan calma y paciencia. Papá y mamá pronto solucionarán esto. Estaba confiando.
Miguel supo también lo que estaba pasando, entendió además que su vida peligraba más que la de los chicos. Él era un simple chofer, no tenía fortuna ni su familia se podía dar el lujo de pagar un rescate por él, pero era un testigo y esto ya ponía su vida en riesgo.

Tras una movida mañana finalmente son alojados en algún lugar. Sus ojos siguen vendados al igual que sus manos atadas.
Transcurren los días y no pasa nada, siguen allí. Han perdido la cuenta de cuantas noches están allí encerrados. Miguel y Jhon se preocupan por Kevin, necesita su tratamiento, Jason siempre se mantiene cerca de él. Tratan de mantenerse unidos, darse calor uno a los otros. Jhon no entiende porque sus padres han demorado tanto en pagar rescate. Sabía bien como esto funcionaba.
Los delincuentes lo llevan a otra habitación, le dicen que sus padres no quieren pagar rescate, es forzado a grabar un vídeo como fe de vida y le pide a sus padres que paguen lo acordado, que los delincuentes no piensan ceder y que de lo contrario, los matarían.

Al otro lado de la vida, Gladys, Jhon, familiares y amigos hacían lo imposible por conseguir el dinero. No tenían todo lo que pedían. Intentan negociar. Gladys sigue refugiada en su fe. Confía que el ángel de la guarda de los niños y Miguel no fallen. Intenta mantenerse serena, pero por dentro su corazón está en pedazos.

Yo no sé cuántos de ustedes que leen esto hayan perdido un hijo, cuantos hayan tenido un familiar secuestrado… Yo si he tenido las 2 malas experiencias y no imaginan lo duro que es reponerse a la pérdida de un hijo o cuanto daño causa en tu entorno socio- familiar el secuestro.
Maldita sea la hora en que Venezuela perdió el rumbo, no comprendo en que momento, los valores se perdieron. Como fue posible como sociedad caer tocar fondo. Peor aún seguir permitiendo que un gobierno, llene nuestros organismos públicos de delincuentes. Allí está la principal causa de nuestro mal.

El ángel de la guarda no falló, la fe de Gladys no desmayó, la solidaridad de todo un país se dejó ver, el gobierno poco se manifestó y el dolor a todos nos abatió.

La familia Faddoul quedó sin hijos, la mujer de Miguel quedó viuda, y su hijo huérfano de padre.
Hago la historia corta, no fue posible pagar el rescate. El monto pedido por rescate fue rebajado, pero por desgracia la negociación no pudo lograrse a tiempo. Como Gladys lo expresó en su carta, sus hijos no nacieron para ser negociados. Y yo agrego, que aquellos chicos y Miguel tampoco tenían la culpa de ser víctimas de personas sin almas, que por el hambre de dinero fácil, fueran capaz de causar el más grande de los daños a unos padres. Matar el alma.

Venezuela les dio la Vida y Venezuela se las quitó. Descansen en paz: Miguel Rivas, Jhon Bryan, Kevin José y Jason Faddoul.

@uncafeconserena

Uncategorized

La sonrisa de la joven Nepali

Antes de la invasión del coronavirus, mi niño Vicente, me llevó a conocer una juguetería en un centro comercial, al que él, ya había ido con su maestra como parte de un proyecto escolar, y quien desde que volvió ese día a casa no paró  de hablar de la tienda y del centro comercial, aunque de este último,  él no recordaba el nombre. Comenzaba la semana y su objetivo era conseguir el nombre del centro comercial, la maestra se dirige a mi en un email, diciéndome que Vicente, le había cuestionado como quien interroga a un sospechoso. Ya imagino la seriedad de Vicente, que cuando trae algo entre ceja y ceja, simplemente va a por ello.

Finalmente le llevo al centro comercial,45 minutos y 18 semáforos desde casa.  Desde que traigo mi cabello corto suelo usar aretes largos, redondos tipo argollas, aplicando la regla de los que saben de imagen. Me sorprendí como Vicente, una vez puso un pie en el centro comercial, me llevó sin pérdida hasta la tienda. Tenía el mapa en su cabeza, no dio una vuelta de más, ni siquiera un paso y con promrsaa de yo me dejo cortar el cabello y haré la tarea a tiempo, consiguió obtener su juguete, el que  había avistado en su primera visita. Luego fuimos por algo de comer, y por supuesto, siempre la visita oficial a los sanitarios. Primero  con el niño, al salir, vimos par de tienda más, y luego yo, mi visita obligada. Por coincidencia, entré al mismo sanitario al que había ido antes con el niño, y la señora que asea el lugar, que dicho sea de paso hace un trabajo magnífico, vuelve a mirarme de la misma forma maravillada con la que me había observado la vez anterior que había ido a llevar a Vicente.

Cuando estoy lavándome las manos, la señora se acercó a mi y susurrándome: ‘Madam, same earrings like Nepal’.
‘Señora trae los mismos aretes como los usamos en Nepal’. Su sonrisa, genuina que le salía del alma compensó todo. No había Da Vinci, que la dibujara, pero para mi, pagaba el viaje hasta aquel alejado centro comercial de la ciudad. Sentí el impulso de dejarle mis argollas, pero me retracté al recordar que habían sido el obsequio de cumpleaños que recibí por parte de mis amigas aquí en Qatar, y para mí, las argollas también tienen un afecto especial.  La señora me vio alejarme de los sanitarios después de acompañarme a la salida, mantenía su sonrisa y el orgullo por su Nepal natal se reflejaba en sus ojos, como imagino también en esas pupilas pasaban sus recuerdos.

Desde aquel afortunado encuentro con la dama de Nepal, me han nacido más ganas de conocer aquel hermoso lugar. Que hoy en mi lista ocupa los primeros puestos de los sitios a los que quisiera viajar. Por ahora no podemos, pero durante este lockdown hago mi viaje al lugar a través de la internet y leyendo algunos blogs y páginas websites.

Espero volver a encontrarme a aquella señora, y si fuera posible, por que no, regalarle también unos aretes como los que se usan en ¡Nepal!

 Rocío Romero Navarrete 

@uncafeconserena

Uncategorized

El Taxista de Kenia

Faltaba poco para finalizar el mes de septiembre en Qatar, y era la primera vez que osaba tomar un taxi sola en este pais. Destino: Un café con un montón de desconocidas venezolanas.

A pesar de haber vivido 3 años tranquila en Brasil y 6 años cómodamente bajo la protección de Vietnam, nada me ha hecho olvidar la mala experiencia vivida en Venezuela, cuando un taxista intentó robarme y violarme sexualmente. Hay un dicho que dice, nunca se sabe cuán fuerte eres, cuando ser fuerte es y tu única opción. En efecto, lo certifico. Durante aquella mala hora, de pensar mirarle la cara al marido y a mi hijo (para entonces solo tenía a Gabriel), o incluso a mi misma, pensando que un maldito infeliz me iba violar, me llenó de fuerzas para no dejarme. Ni violar, ni robar. Jamás pensé que yo podría pelear a puñetazos con un hombre, y mejor aún desarmarlo al punto que lo hice, ser brutalmente fuerte en ese momento era mi única elección. En fin, a pesar de que salí entera y por mí propio pie, la huella y el temor quedan. Alguna vez, durante un gran premio, también fui estafada por un taxista en Barcelona, quien viendo mi urgencia me pidió 100€ Por llevarme del circuito hasta el hotel donde yo me hospedaba.

Vamos, que no quiero perder el hilo, vuelvo al principio de mi historia. Embarqué el taxi aferrándome al ganchillo de la puerta, como para evitar que el seguro automático, haga lock. Siguiendo mi mapa de Uber de manera discreta además. El calor y el tráfico eran protagonista aquella mañana, yo tenía también un poco de ilusión de conocer venezolanas, y el grupo era grande, alrededor de 18 mujeres habían confirmado. El joven me pregunta de donde soy, le digo que de Venezuela. Inmediatamente supo de que país le estaba hablando, sabía de la economía, sabía de la economía en el pasado, y sabía muy bien de la terrible situación socio económica que a nuestro pesar aún tenemos. Asombrada ante todo lo informado que estaba el joven, hago la pregunta de vuelta, y responde, soy de Kenia. Pero nadie sabe nada de mi país. Le respondí, aunque admito, lo poco que en realidad sabía de Kenia. Es un país al Este de África, su capital es Nairobi y tienen uno de los mejores cafés del mundo. Sorprendido, se voltea con una sonrisa de asombro y diciendo, es la primera persona que sabe algo de mi país.
Le respondí, lamento no saber mucho más, como usted sabe del mío.

El joven responde, soy economista y tengo maestría en Ciencias política. Aquí trabajo de taxista, porque al final, tengo algo más de independencia económica que lo que puedo ganar en mi país. Aunque ahora allá, estamos intentando cambiar las cosas, tuvimos años de un gobierno comunista, que sólo causaba más y más pobreza. Cuba quería seguir metiendo sus manos, pero con un poco de esfuerzo, logramos sacarlos. Hoy intentamos recuperarnos, decía en su casi monólogo. Yo sólo me digné a asentir con la cabeza, escuchándole hablar con pasión del tema. Y prosiguió: ‘Ustedes en Venezuela deben hacerlo igual, eliminar el comunismo, porque ese mal es como un parásito, está allí carcomiendo y carcomiendo. Deben acabarlo de raíz sino, seguirán hundiéndose. La economía se recupera, años más o años menos, pero se debe iniciar con un cambio en la política, los valores, y nunca, pero nunca permitirse olvidar la democracia.
Como olvidas, un discurso así, pensé.

En que puerta quiere que la deje señora. No entendí la pregunta.
Perdone? Si, estamos a 2 minutos del centro comercial.
Ah, puerta 4.
Señora, y ya que me dice conoce el café de Kenia y me ha dicho que le parece bueno, hay un local aquí en el mall, el café es fresco y lo puede llevar en granos o molido. Y le agradezco que a pesar de decirme que sabe muy poco de mi país, sea una buena referencia, algo de lo que nos sentimos orgullosos de exportar.

Frente a la puerta 4, el taxista de Kenia en Qatar, me dejaba saber que el monto a pagar era 25QR. Pagué mi deuda y deseándole un buen día aquel joven profesional, ahora profesional del volante, quien me hacía cambiar un poco el mal concepto que tenía sobre los taxistas. Muy cierto es, hay que recuperar valores, y en Venezuela, hay mucho trabajo por hacer, medité.

Llegué puntualmente a mi encuentro, las chicas se iban incorporando de a poco, nos fuimos conociendo, empatizando, y hablando. Hablamos muchísimo y en español, una maravilla. Mi día había comenzado bien, continuó mejor después de conocer a las chicas, al terminar el encuentro, tomé otro taxi a casa, no tuve la misma suerte con el taxista de esta vez, pero igual daba, yo había tenido mi lucky day, y estoy segura que el joven de Kenia le estaría alegrando el día a otra persona más.  

Un gusto escribir durante este tiempo de coronavirus y quarentena.

Saludos,

Rocio Romero Navarrete

@uncafeconserena

F1

Análisis de la temporada: Parte Final

Foto: Alex Sala

Texto: Dani Guillén y Rocío Romero.

Finalizamos el análisis de equipos y pilotos de esta temporada 2019. En este caso, nos ocuparemos de Racing Point, Alfa Romeo, Haas y Williams.

Racing Point: La escudería “rosa” es única en la parrilla a la hora de exprimir sus limitados recursos para obtener buenos resultados. Este año lo afrontaban, además, tras haber corrido riesgo de desaparición de no ser por la compra del padre de Lance Stroll. Los de Silverstone, empezaron la temporada sin hacer ruido consiguiendo puntos… pero pocos. A mitad de año la crisis de resultados llegó con varias carreras sin sumar, pero a partir de Rusia llegaron mejores tiempos, para quedar séptimos en constructores. Y aunque para el 2020 podría dejar de ser rosa, los de Silverstone, no van a tirar la toalla para volver a ser los cuartos en el campeonato, siempre y cuando su proveedor de motores también esté a la altura.

Sergio Pérez: El mexicano se ha visto lastrado en la primera mitad de año por un monoplaza que no terminaba de ser tan eficiente como en años anteriores. Y pese a verse envueltos en varios accidentes, desde Bélgica empezó la regularidad a la hora de sumar y la remontada hasta entrar en el top 10 de la general final.

Lance Stroll: Un año no tan gris para el canadiense y aunque muchos lo vean como que no termina de dar un paso adelante y que en su primer año en Racing Point sólo ha sumado puntos en seis carreras, la verdad es que el canadiense se vio envueltos en menos accidentes que lo que estuvo su compañero. Unas son de cal y otras son de arenas, si bien es cierto, que aunque su compañero le haya doblado en puntos, también es cierto, que el coche de Stroll también contó con mucho más problemas que los de Pérez. A veces la suerte también juega un factor importante, lo admitamos o no. Y para el canadiense apenas el cuarto puesto de la carrera de Alemania como su mayor hazaña en puntos, aunque no sabemos hasta donde habría podido llegar el joven Stroll de no haber sido embestido por el tetracampeón Sebastian Vettel durante el Gran Premio de Italia.

Alfa Romeo: Los de Hinwil parecían tener un gran monoplaza en pretemporada… pero a la hora de la verdad les dio algunos quebraderos de cabeza a equipo y pilotos. Bastante irregular en su rendimiento dependiendo de la pista, así y todo, más que suficiente para quedar delante de Haas y Williams.

Kimi Räikkönen: Iceman volvía a Hinwil, volvía a sus inicios en Fórmula 1. Esta vez no con Sauber, sino con Alfa Romeo. Pero Räikkönen ya en sus últimos años de Fórmula 1, regresaba a Hinwil para competir ya sin ninguna presión, como a él le gusta, y sin los focos tan puestos en él. Se le ha visto disfrutar mucho al volante y exprimir el Alfa Romeo. Gran temporada del finlandés, con gran regularidad y una excelente cuarta plaza en Brasil.

Antonio Giovinazzi: El italiano sabía que lo tendría difícil con todo un campeón del mundo al otro lado del garaje. De hecho, así ha sido, tanto que por momentos se ha dudado de la continuidad de Giovinazzi en Alfa Romeo. Sólo cuatro carreras en las que ha sumado puntos. Mala temporada del italiano, pero le damos el beneficio de la duda para ver si merece o no estar entre los 20 mejores pilotos del mundo.

Haas: Quizá la peor temporada del equipo americano para lo que se esperaba de ellos. Son capaces de crear un buen coche, pero se empeñan en destruir todo el trabajo en pista y en el box. Los pilotos no dan la talla, y a pesar de ello, renovados. Tampoco en el box han sabido trabajar bien, el monoplaza no era capaz de rendir en casi ningún circuito.

Kevin Magnussen: Su agresividad en pista sigue siendo bastante incontrolada y al final, él mismo sale perdiendo. Los toques, incluso con su compañero de equipo, han sido una constante. Al menos ha sumado más puntos que Romain Grosjean.

Romain Grosjean: El francés ha hecho una de sus peores temporadas en Fórmula 1, su curva descendente continua y, a pesar de ello, el año que viene tendrá oportunidad de reivindicarse. Errores de bulto, siete carreras sin cruzar la bandera a cuadros y unos paupérrimos 8 puntos en su casillero con un Haas entre manos. Temporada para el olvido del francés.

Williams: La peor temporada en la historia de un equipo con más de cuarenta años en la Fórmula 1, y siendo uno de los más laureados. Daba verdadera lástima verlos este año en las carreras, realmente parecían de otra categoría, solo le podemos dar crédito en el gran trabajo a la hora de los pits, solamente los Red Bull, consiguen superarlos. Pero el equipo, consiguió apenas 1 punto conseguido y debido a una sanción. Williams necesita la Fórmula 1 y ésta necesita a Williams. Tienen que salir del túnel el próximo año.

Robert Kubica: Su vuelta a la Fórmula 1 ha sido de por sí, toda una proeza, pero a pesar de ello, y aunque nos duela profundamente, su brazo quizá no le ha posibilitado dar todo lo que sabemos puede lograr con su talento. El Williams tampoco le ofrecía mucho, es la verdad, así y todo, consiguió sumar el único punto para los de Grove.

George Russell: Muy buenas sensaciones del británico pese a no sumar. Con el Williams era casi imposible, pero Russell ha dejado destellos de su calidad. Prácticamente siempre delante de Kubica. El joven Russell conseguirá buenos resultados y firmará muy buenas carreras en cuanto tenga entre manos un monoplaza digno de competir.

Es todo por este 2019, desde este blog llamado un café con Serena, todo el equipo, les desea un maravilloso 2020.

F1

Análisis de la Temporada: II parte

Foto: Rocío Romero

Texto por: Dani Guillén.

Continuamos con el análisis de escuderías finalizada la temporada 2019, vamos con McLaren, Renault, Toro Rosso y sus respectivos pilotos

McLaren: Sin duda, el equipo que más ha mejorado en este 2019. El paso de gigante de los de Woking ha sido digno de lo que se espera de ellos. El lavado de cara que se ha producido en el equipo británico ha dado sus frutos, los cambios en el organigrama y tener a Andrea Seidl al mando han sido ingredientes principales. Todo ello unido a una pareja de pilotos joven y muy competitiva han llevado en volandas a McLaren al objetivo del cuarto puesto en constructores. Además, el diseño del monoplaza y el conjunto en sí, fueron los acertados. El coche ofreció fiabilidad y rendimiento.

Carlos Sainz: El español ha firmado su mejor temporada en la Fórmula 1, siempre lo ha hecho bien, pero necesitaba una temporada así para que su caché no decreciera y empezara a peligrar su volante en la categoría reina. No nos engañemos, la de 2018 no fue la temporada esperada en Renault. En McLaren, lo ha bordado, regularidad impecable sumando muchos puntos si en coche no fallaba. Casi siempre el primero de los “terrestres”, y así finalizó el mundial, sexto, superando incluso a pilotos que han llevado un Red Bull como Pierre Gasly o Alex Albon. El podio de Brasil, la guinda de la temporada y parece, el primero de muchos que vendrán. Carreras como la de Austria, Alemania, Gran Bretaña o la ya citada de Brasil son una buena muestra de lo que está por venir.

Lando Norris: A pesar de que Alex Albon ha sido elegido por la Fórmula 1 como rookie del año, bien lo podría haber sido también el bueno de Norris. El británico ha cuajado una sobresaliente primera temporada en la categoría reina. A una vuelta es extremadamente rápido y en carrera, también es un piloto de gran regularidad y combativo. Sus 49 puntos y sus actuaciones en pista dejan patente su calidad. En unos años este jovenzuelo se peleará con Verstappen, Leclerc y compañía por el mundial.

Renault: Todo un chasco el de los galos este año. Desde su vuelta a la Fórmula 1 como equipo, los de Enstones habían dado los pasos correctos, avanzando un poco más cada año, y este era el año de engancharse al grupo de grandes. Nada más lejos de la realidad, se estancaron en el proyecto, el monoplaza nunca llegó a rendir como esperaban y ni el flamante fichaje de Daniel Ricciardo ni el combativo y piloto insignia del proyecto Nico Hülkenberg pudieron obrar el milagro.

Daniel Ricciardo: El australiano tardó bastante en “hacerse” a su nueva montura, el Renault sin duda, no era el Red Bull. La falta de fiabilidad del monoplaza de Enstone tampoco le ayudó. A pesar de todo, el sonriente Ricciardo tiró de calidad sobre todo en la última parte de la temporada para levantar el vuelo y escalar en la general. Pese a sus cuatro abandonos, dos más que su compañero, le dejó bastante atrás en la clasificación.

Nico Hülkenberg: Quizá, la única temporada irregular del piloto alemán en su dilatada trayectoria en la Fórmula 1, y a pesar de ello, esta gloriosa categoría es despiadada, pues el año que viene no disfrutaremos de su pilotaje. Hülkenberg no tendrá asiento para 2020 en Fórmula 1. Renault no contará con él a pesar de todo lo que ha sumado al proyecto y sus más que respetables resultados en sus años con la escudería del rombo. Toda una injusticia.

Toro Rosso: Los de Faenza, un año más, vuelven ha realizar una digna temporada, incluso mirando más hacia arriba. De hecho, este año, pueden presumir incluso de dos podios en su haber. El de Daniil Kvyat en Alemania y el de Pierre Gasly en Brasil. Los de Faenza consiguen cada año, forjar un monoplaza lo suficientemente competitivo y con un buen diseño, a fin de cuentas, son hermanos de Red Bull, se tiene que notar. El sexto puesto en constructores en un año tan reñido en la zona media y los dos podios hacen que su temporada haya sido de sobresaliente.

Daniil Kvyat: Regreso del ruso a la Fórmula 1, probablemente la suya sea una de las trayectorias en la categoría reina más extrañas de la historia. Pero Kvyat ha vuelto demostrando por enésima vez que tiene valía para estar aquí. Su temporada ha sido la que se le requería y por si fuera poco, se llevó, y llevó al equipo, nada más y nada menos que un podio. Algo codiciado y casi imposible para un equipo como Toro Rosso en estos últimos tiempos.

Pierre Gasly: Nunca un supuesto fracaso finalizó tan bien. Quizá este pensamiento pudo pasar a final de temporada por la cabeza del galo. Que te bajen de Red Bull a Toro Rosso como le hicieron a mitad de año es todo un mazazo para un piloto. Lo cierto es que no estuvo a la altura en toda la primera parte del campeonato a pesar de la buena montura que llevaba entre manos. Seguramente era muy pronto para él. El caso es que, llegado de nuevo a Toro Rosso, el piloto francés pareció estar más centrado, menos errático y los puntos y resultados le llegaron. Todo culminado con un podio que, sin duda, le fue un gran desahogo.Además, finalizó, en su batalla personal, por delante de Alex Albon en la general.

Uncategorized

2019: Un análisis a la temporada

Foto: Rocío Romero.

Por: Daniel Guillén.

Acercándose las fiestas de fin de año, este 2019 está casi por terminar, así que desde el café nos tomamos el tiempo para hacer un balance sobre el rendimiento de escuderías y sus pilotos.

Mercedes: Nuevamente temporada de sobresaliente, si bien es cierto que la diferencia de
Ferrari y Red Bull con ellos se ha acortado, siguen siendo los dominadores. Esta temporada ese
dominio ha venido también gracias a los errores de Ferrari y también, a la excelente gestión de
cada carrera por parte de los de Brackley.
Lewis Hamilton: Con sus once victorias a lo largo del año dejó el campeonato cerrado
virtualmente cuando prácticamente acabábamos de sobrepasar el verano. La primera mitad
del año fue clave para cimentarlo. Sólo Verstappen y Leclerc parecen dignos rivales en el
horizonte más inmediato para el británico.

Valtteri Bottas: Fue un espejismo, un quiero y no puedo si se quiere decir. A principio de año,
su victoria en Australia y sus primeras carreras en general, hacían percibir que este año, por fin
le pelearía a Hamilton. Nada más lejos de realidad, el finlandés ha vuelto a quedarse en un
segundo plano, un piloto con más grises que claros al volante del mejor coche. Pero eso sí, un
magnífico “segundo piloto” de escudería ganadora.

Ferrari: Nueva oportunidad perdida, parecía que Mattia Binotto enderezaría el rumbo de
Maranello. Junto a Binotto, la pareja de pilotos es una de las más brillantes, al menos, sobre el
papel, de la parrilla. Pero el equipo ni los pilotos perdieron el objetivo entre los errores tanto de
unos como otros condenaron las posibilidades de ver un piloto Ferrari con el título tras más
de una década. En Maranello también costó entender, y corregir, un coche que era el más
rápido, pero no el más disciplinado en curva.

Charles Leclerc: Sus dos victorias, diez podios y siete poles (piloto que más poles ha
conseguido este año) son un gran balance para su primer año uniformado de rojo, y segundo en la Fórmula Uno. Estamos ante un futuro campeón del mundo. Si, futuro, por estar en Ferrari este no era su año lógicamente para tomar la responsabilidad de pelear el mundial, se esperaba que
cometiera algunos de esos errores, lógico, que ha cometido. Brillante año del monegasco,
además de sus números y visitas al podio, las batallas en pista con Verstappen y Hamilton han sido memorables. Por si fuera poco, acabó, además, por delante de su compañero en el
mundial, y hablamos de todo un tetracampeón del mundo.

Sebastian Vettel: El alemán ha tenido, como en 2018, una temporada gris. No ha
estado a la altura de su palmarés, de su coche, y tampoco a la altura de un Charles Leclerc que
es un compañero de equipo mucho más incómodo que Kimi Räikkönen. No sólo ha perdido
duelos directos en pista, y en la general del campeonato frente su compañero, los Mercedes, y
Verstappen. Además de ello, de algunos duelos ha salido mal parado, errando él, y hasta con
su compañero. Quien sabe si puede ser el principio del fin de Vettel en la Fórmula 1. Puede
sacarse además una lectura para reflexionar sobre el alemán, cada vez que no ha tenido el
mejor coche o su compañero de equipo le ha competido de tu a tu, “Seb” ha salido perdiendo.
Le pasó con Ricciardo, le ha pasado con Leclerc.

Red Bull: Los de Milton Keynes inauguraban alianza con Honda, primer año con el propulsor
nipón bajo sus lomos, y les ha salido bien. El motor Honda ha demostrado ser fiable y mostrar
un rendimiento a veces, incluso, inesperado. El Red Bull ha sido muy veloz en recta y no solo
en curva como es habitual en ellos. Sólida temporada del equipo austriaco llevados en
volandas por un Max Verstappen sobresaliente.

Max Verstappen: El holandés dio un paso adelante en cuanto a madurez en pista esta
temporada, y ha quedado patente. La magia del holandés este año se ha mezclado con una
buena capacidad de leer las carreras y contener a veces esa agresividad que condenaba a Max
en años anteriores. Tres victorias, nueve podios y dos poles, acompañadas de una regularidad
aplastante han hecho que Verstappen dejara atrás a final de temporada a los dos Ferrari.
Brindándonos, además, algunas carreras para guardar en la videoteca.

Alex Albon: ¿Quién le iba a decir a este joven debutante en la Fórmula 1 que finalizaría el año
en Red Bull? Probablemente ni él mismo en sus mejores sueños lo hubiera pensado para su
debut. El británico-tailandés comenzó el año en Toro Rosso, pero paso a paso, con buenas
carreras y peleándole duro a Kvyat se labró el sorpasso a Red Bull. Cierto, no hay que obviar
que la mala primera mitad de año de Pierre Gasly en Red Bull también tuvo mucho que ver.
Pero el tiempo ha demostrado que, a los dos, y sobre todo a Red Bull, les vino bien. A Albon
naturalmente por el paso a Red Bull, y porque una vez dado el salto, ha demostrado con
resultados tener la valía suficiente para pilotar con los de Milton Keynes. Por su parte Red Bull
consiguió los resultados que buscaba de su segundo piloto. Y por la parte de Gasly, aunque
volvió a Toro Rosso, también volvió a mostrarse más relajado en su pilotaje, no se le veía esa
tensión y eso se notaba en los resultados, no estaba tan fallón. Por si fuera poco, se labró un
meritorio podio en Brasil con los de Faenza que fue todo un subidón de confianza y moral.

Un poco de los principales equipos y principales figuraas, pero no podemos olvidarnos tampoco del buen trabajo hecho por Lando Norris, Carlos Sainz y la falsa promesa de Renault.

Feliz Navidad y pronto un poco más de uncafeconserena.com

F1

Dos Pilotos Número 1, Nunca Resulta

Foto: Rocío Romero.
Texto: Paulo Alexandre Texeira.

El 23 de abril de 1989, en Imola, dos pilotos de McLaren pactaron algo entre ellos.  El primero en llegar a la  curva Tosa en primer lugar sería el primer piloto para el resto de la temporada.  Estos pilotos fueron Alain Prost y Ayrton Senna.  En la partida, Senna fue  mejor que Prost, pero más atrás, Gerhard Berger, se estrelló contra Tamburello, y finalmente se incendió y se interrumpió la carrera.  Una nueva largada, y esta vez, Prost, tuvo mejor salida sobre Senna, en manos de quien quedaba el pacto. Senna, afirmaba que la primera partida era lo que contaba y que Prost, no obedeció.

El resultado es conocido: una rivalidad interna entre ellos que terminó al final de esa temporada con la colisión en Suzuka y la descalificación del brasileño, dando el título a Prost.

Jerarquías entre pilotos que tienen espíritu y madera de primer piloto por norma general, nunca resultan. Ey podemos mencionar otros casos, como el de Ferrari en 1990, entre Nigel Mansell y Alain Prost. Y en 2007 cuando Lewis Hamilton, entró de manera imponente en una McLaren, donde Fernando Alonso, ya se veía acariciando el tricampeonato, pero no, Hamilton decidió ser tan veloz como el español y sin que Ron Denis impusiera jerarquía (aunque si favoritismo). Y después, el “Spygate” no ayudó en nada. Senna, Prost, Mansell, Alonso, Hamilton… todos fueron campeones del mundo y no tienen menos de 30 victorias en Grandes Premios. ¿Acaso los veríamos a ellos como segundos pilotos, escuderos trabajando para el bien del equipo, privados de ganar el lugar más alto del podio está reservado para el primer piloto? No, te digo porque: porque el segundo en llegar es el primero en perder. El propio Senna lo dijo una vez, estoy aquí para vencer, y no para ser un un segundón.

Ahora, vamos al presente.  Sebastian Vettel, 32 años, piloto de Ferrari, cuatro veces campeón del mundo, ganador de 53 Grandes Premios, 14 de los cuales han sido con la Scuderia.  Su compañero de equipo es Charles Leclerc, diez años más joven, ganador de dos Grandes Premios en 37 participaciones.  Ambos tienen algo en común: el espíritu de primer piloto.  Y ese piloto tiene que ser egoísta y altamente competitivo.  Es tu primer oponente con el mismo derecho. Si no lo sometes a preocuparse por los demás, nunca lo dejarás solo.

Es cierto que Vettel tuvo algunos momentos para olvidar, especialmente aquella retirada del Gran Premio de Alemania de 2018, así como algunas otras desaciertos y descuidos en las siguientes carreras.  Y su penalización en el GP de Canadá, después de haberse despistado y regresar al frente de Lewis Hamilton, parecía haber solidificado la idea de “ya” o “conductor activo retirado”.  Entonces Charles Leclerc quiso aprovechar eso, pero también tuvo sus problemas, a saber, un accidente … en Hockenheim, en una carrera donde Vettel,después de salir de último, finalmente terminó segundo, recuperando un poco su confianza.

Entonces el Ferrari ha comenzado a ganar, y en Sochi ambos decidieron pactar algo.  Como hicieron Senna y Prost 30 años antes, en Imola.  “Tu vas al frente y yo recupero el puesto más adelante”, deben haber dicho algo así.  Pero Leclerc, olvidó que Vettel, no es, no tiene, y nunca tendrá el espíritu de piloto número dos.  Este tipo de corredor nunca se rebajará.  En 2010, venció a Mark Webber en Turquía mientras competían por el puesto.  Y en la parte final de esa temporada, cuando el australiano estaba perdiendo fuerza y ​​pidió imponer una jerarquía, después de la victoria del alemán en Brasil, Christian Horner y Helmut Marko, dijeron “no”.  Vettel terminó siendo campeón y Webber, ya no tuvo esta oportunidad.  El “Multi21” de Sepang confirmó su “instinto” y la clara idea que el australiano era el segundo piloto con un auto campeón.

Pero también lo tiene Leclerc.  En Italia, Lewis Hamilton, sintió eso, cuando intentó pasar en la Variante Roggia jugándose el liderazgo de carrera con Charles Leclerc.  Y al final, dice que aprendió mucho a observar el monegasco.  Que tiene “Killer Instinct“, el joven saboreó una victoria y ya exige a Ferrari.  De allí las escenas de Singapur y la de Sochi.

Intentar imponer jerarquía a dos primeros  pilotos es inútil.  Tienen que pedirles que no rompan sus autos en una orgía autodestructiva, en beneficio de la competencia.  Eso fue lo que Toto Wolff, le exigió a Lewis Hamilton y Nico Rosberg, y no siempre cumplieron lo pactado, para muestra,  Barcelona 2016. No se podía creer que un joven en su primera temporada en un gran equipo mostrará sus garras en la primera carrera, como  Lo hizo Leclerc, en una repetición de eventos pasados, pero pedirles a éstos que esperen su turno es admitir que se retiran.  Solo juegan para el equipo si son los ganadores.

Y si ambos se quedan en Ferrari para el 2020, y la Scuderia les da un auto ganador, especialmente combate de combate hasta la autodestrucción.  Senna y Prost eran así y, curiosamente, muchos de nosotros aplaudimos.